Buscar este blog

domingo, 30 de octubre de 2016

¿Subjetividad de la moral?

"Cuando un mendigo hambriento roba por comida, no es más que un ciudadano que ejerce su derecho divino de alimentarse y sobrevivir"

La masa, un gotzila de muchas cabezas y de poco cerebro constituyó un codigo moral con el que juzgamos y somos juzgados, codigo lleno de contradicciones, huecos y mentiras. La sociedad, los jueces y los sacerdotes emplean un codigo escrito por el demonio.

Este código es duro y estricto con los pobres y lento y flaco con los ricos ¿Cómo es posible que sea más severo el castigo de un pobre sin oportunidades que roba para comer, que la de un gobernante burgués que roba al Tesoro público?. La ley entonces es como un telaraña que solo atrapa a pequeños insectos pero la rompen fácilmente los elefantes.

Cuando se comete un crimen no se debería ahondar tanto en quien fue, sino las condiciones y el porqué del crimen y así no juzgar sin las herramientas necesarias, por que la masa es la misma que está obligando a las personas a cometer delitos. No sería ironico juzgar a un adolescente narcotraficante mientras todos celebramos cada noche con el televisor los crimenes cometidos por los capos del trafico de drogas. ¿No sería irónico juzgar una niña anorexica mientras rechazamos a otra por ser gorda?. ¿No es ironico rechazar a una joven embarazada cuando festejamos que un joven tenga sexo a temprana edad?.

Todo esto tendría solución si en vez de preparar grandes jueces y engordar criticones preparamos excelentes maestos, pues corrije más un maestro con educación, que un juez con martillo y castigo. Pero por ahora la sociedad seguirá juzgando y criticando, presionando para que personas sucumban y lista para desecharlos en una carcel -que es la muerte en vida- o en la muerte misma

domingo, 24 de febrero de 2013

C o l o m b i a (II Parte)

Un gran ejemplo de que Colombia es un país desunido y divido, son sus dos mayores fuerzas políticas actuales.
La Constitución de 1991, diversificó al país en cuestión de partidos políticos y acabó con la hegemonía conservadora y liberal, esto ayudó en parte a que se disminuyera está latente lucha, aunque todavía suframos las consecuencias. Pero aunque ya hay múltiples partidos, varios de estos, a causa de diferencias políticas generaron divisiones internas dentro de la colectividad, reproduciendo el problema general de Colombia: la división.

Hoy podemos ver al Partido de “Unidad” Nacional, partido del gobierno de turno, partido con la mayor cantidad de curules en el Congreso, divido en dos grandes bandos, por un lado los Santistas que apoyan el proceso de paz, y por otro los Uribistas que apoyan las puyas del prodigioso expresidente. ¿Qué podemos esperar si el mismo partido de “Unidad” Nacional, no hace gala a su nombre?, ¿Qué podemos esperar si el Partido que gobierna a Colombia no es capaz de ponerse de acuerdo ni entre ellos mismos? Es como sí en un partido de futbol los once jugadores de un equipo se atacaran entre sí, ¿Qué oportunidades de ganar tendrá el equipo de la Unidad Nacional? La definición de partido político sería “asociación de individuos unidos por ideales comunes y que persiguen el poder para practica esos ideales”, pero al parecer el partido de la” Desunidad Nacional”, no conoce este concepto.
Pero más allá de lo paradójico que suena hay que analizar las consecuencias catastróficas que le podría producir a Colombia un partido de gobierno desunido, no se puede trabajar por el bien del país mientras se producen peleas internas, las reformas que necesita el país requieren la unificación de los partidos para sacarlas adelantes pero, ¿cómo lograrlo si ni siquiera están unificados en su estructura interna? Otra vez el fantasma de la división que nos acompaña fielmente vuelve a aparecer cuando estamos a puertas de realizar el proceso de culminación del Conflicto Armado; el daño podría ser incalculable se pueden echar 4 años de avances a la basura si nuestro bien ilustrado partido de la U no deja sus diferencias particulares.

Y la oposición que es la llamada a hacer frente y a poner en tela de juicio las acciones del Oficialismo también no se escapa del fantasma de la división. El Polo democrático alternativo que es la mayor fuerza opositora en el congreso sufrió una gran fractura con la salida de Gustavo Petro que se llevó consigo un ala muy importante de este partido, formando al Partido Progresista; el Partido Verde también se ha visto afectado aunque en menor forma por la salida de Antanas. La oposición no podrá luchar contra la fuerza oficialista si no se une, para juntos hacerle frente ya que representan una gran fuerza, pero separados no amellan las espadas del gobierno de turno.

En conclusión el país se encuentra divido como siempre, y que así afronta los Procesos de Paz, ojalá no se vean afectados y ojalá los políticos de este país se den cuenta que la única manera de sacar este país al progreso es que se unan todas las fuerza y que juntas trabajen por el país. Oficialismo y oposición deberán de dejar sus estúpidas peleas internas y dedicarse a jugar el papel que les pide Colombia, se debe producir una unión entre estas dos fuerzas para así construir el país que nos merecemos, si se quiere lograr la paz se necesitará de la unión interna de cada una de estas dos fuerzas y de una macrounión a la vez de estas mismas y dejar de lado los fantasmas de la división

viernes, 15 de febrero de 2013

¿Miércoles de Ceniza?

El miércoles de está semana los católicos celebraron el inicio de la Cuaresma con el peculiar y jocoso ritual en donde las personas llevan una marca en forma de cruz en la frente.

No hay nada que me produzca más risa y sea más patético que ver desfilar por la calle gente con simbolos similares a una cruz, aunque son multiformes y varían según el pulso del Sacerdote que la haya impuesto. Algunas quedan achatadas, feas, cortas, en los muy blancos resaltan y en algunos afrodescendientes ni se ven, en los calvos casi siempre son alargadas prologando la frente hacia la superficie sin pelo, : la cruz de cristo. Muchos la portan con orgullo y la acompañan con ayunos que consisten en privarse de la carne roja, para sustituirle por algún tipo de pescado, no sé como pueden lograr tal sacrificio. Otros se la ponen simplemente por tradición y costumbre, unos cuantos por moda y otros (me incluyo ahí) rehúsan a ponérsela simplemente porque nos da pereza hacer filas.

También me intimida ver a tanta gente con un mismo símbolo, me recuerda la profecía del Apocalipsis que predice un fin del mundo donde la gente pecadora llevará una marca de satanás en la frente, esto plantea una paradoja porque la cruz después de la muerte de Cristo se ha vuelto un símbolo católico que significa fe y divinidad. Pero este mismo sello en la Antigüedad simbolizaba otra cosa totalmente opuesta, simbolizaba la muerte y una forma de tortura que castigaba a los delincuentes de la época, tanto era así que Jesús murió en la cruz; hecho que luego llevaría a que los los seguidores de esta creencia religiosa resemantizaran el símbolo de la cruz.

El miércoles de ceniza coincidió con la semana en el que la máxima cabeza de la empresa católica, en otras palabras, el "CEO" de está Organización presentó su renuncia argumentando cansancio y falta de vitalidad para asumir el cargo; es que ser papa debe ser muy difícil, empezando por el celibato y por aguantarse Misas todos los días. Además se tiene que llevar una vida humilde y sencilla, basta con ver solo imágenes de El Vaticano para entender las precarias situaciones en las que vive el papa. ¿Quien no se agotaría así?. Por eso yo propongo ante la Santa Sede reformar el Derecho Canónico para permitir que el Monarca Católico pueda acceder -si lo desea- a los servicios sexuales de una o varías damas de compañía de Roma para que la labor de ser papa sea mas amena y menos agotadora y no se produzcan más renuncias como la del reciente Sumo Pontífice.

Ahora la Iglesia tendrá un nuevo rey, ojalá americano o africano más abierto que modernice la iglesia, ya que esta todavía tiene doctrinas del medioevo donde el preservativo es pecado mortal y las mujeres no pueden presidir misas. Y por ultimo hago una plegaria a Dios para que nunca más su representate en la tierra vuelva a renunciar por cansancio.

lunes, 19 de noviembre de 2012

C o l o m b i a


Nuestro país nunca ha logrado una unión completa, desde sus comienzos como una joven República estuvo divida en dos bandos y ahora  sigue condenada a la guerra y a la división.

El 20 de julio de 1810 en la ciudad de Santa Fe de Bogotá, capital del Virreinato de Nueva Granada se presentó el grito de independencia santafereño, que acabó con el dominio chapetón, al parecer florecería una nueva nación y Dios la bendeciría con prosperidad, pero lo que siguió fue una guerra estúpida entre nuestros compatriotas que tal vez propició el comienzo de nuestra desgracia.
El país en vez de unirse en torno a una patria, a una ideología, a una bandera, entró en banales discusiones sobre cómo debía ser la Organización Política de la nación infante, generándose pleitos, discusiones y guerras civiles internas ente centralistas y federalistas que al fin y al cabo eran compatriotas, mientras un ejército español se rearmaba para recuperar los territorios perdidos. No quiero discutir sobre cual organización política le convenía más a Colombia en sus primeros años, pero si sé que en esos momentos el pueblo debió de unirse entorno a Colombia y luchar por su legitimidad; como pueblo unido y no como centralistas y federalistas, ya las discusiones sobre la organización se discutirían después en un cabildo, en una mesa, en un escritorio y no en un campo de batalla, cuando la guerra contra los españoles ya estuviera totalmente ganada.

Después vino el general Simón Bolívar, que mantuvo por un tiempo corto el país unido en torno a lo importante, ganar la guerra. Cuándo se obtuvo la victoria definitiva, surgió un gran fruto La Gran Colombia, llamada a ser potencia latinoamericana; pero otra vez la división generada desde antes con los centralistas y federalistas, y diferencias entre las regiones hicieron que en menos de una década la Gran Colombia se disolviera y se formaran las naciones que conocemos ahora.

Años después y ya como nación única y soberana la República de Colombia heredó de la lucha centro-federalista un mal igual o peor, los conservadores y los liberales hijos pródigos de las anteriores ideologías respectivamente y sucesores de la división. Otra vez el país se enfrascó en la división y en la lucha de dos bandos pero esta vez más largo y más sangriento. Primero mandaron los conservadores con la República de Nueva Granada, pero después de una guerra civil de 1860 a 1862 los liberales radicales tomaron el poder y se conformó los Estados Unidos de Colombia derrumbando lo bueno y malo que ya se había logrado y casi que haciendo volver a empezar al país; más tarde en 1886 una nueva constitución de tinte conservadora tumbó la federación y originó un gobierno centralista en el cuál también se acabó con  lo ya progresado y se generó más guerras y más muertes.

Más tarde de esta constitución y un corto periodo de calma, tras un dominio hegemónico conservador y unos descontentos liberales se genera la llamada época de la Violencia, una guerra bipartidista, los conservadores en calidad de gobierno de turno atacaban a los liberales que se organizaron en grupos armados, que después generaron las guerrillas, época de guerra, destrucción, torturas y muertes, entre nosotros mismos, hermanos, hijos de una sola patria. Luego el golpe de Estado realizado por Gustavo Rojas Pinilla para pacificar el país que ardía en una guerra sin tregua terminó con un “acuerdo de corbata” llamado el Frente Nacional, que lo que hizo fue disminuir las diferencias entre los altos dirigentes conservadores y liberales, y agudizar las diferencias entre los seguidores de los dos partidos, mientras estos dos partidos se turnaban el poder, en el campo y en las ciudades seguía la violencia bipartidista. Ahora hemos heredado todos nuestros errores, un conflicto armado que aún sigue, acaba e impide el progreso del país.

En conclusión nuestro mayor error y la desgracia que nos ha perseguido desde que éramos una joven república ha sido la desunión, siempre que algo está dando fruto y llegan  sus avances llega otra corriente acabando con todo lo que se hacía, haciendo empezar completamente desde cero, haciendo imposible un progreso. Como dije antes no quiero discutir cual de todas las corrientes es la más conveniente ambas tienen cosas buenas y cosas malas, pero sí como país unido hubiéramos escogido democráticamente una y hubiéramos luchado junto a ella, construyendo y tratando de sortear los aspectos malos de esa ideología, la cosa hubiera sido diferente; las cosas no serían como hoy sí en vez de luchar con armas, cuchillos y machetes por cuestiones políticas, las hubiéramos resuelto en asambleas o en votaciones pero nuestro país se dedicó a resolver estos pleitos en un campo de batalla; tal vez tendríamos mejor calidad de vida sí en vez de luchar y dividirnos nos hubiéramos unidos en pro de la construcción de la nación, por eso casi 202 años después seguimos pagando las consecuencias. Sólo podremos seguir adelante si el país deja los rencores pasados atrás y se une en la esperanza de la paz.

viernes, 16 de noviembre de 2012

¿Civilizados o salvajes?

Estamos en una burbuja, no queremos ver la realidad. En vez de avanzar, hemos vuelto al pasado, en vez de mejorar hemos empeorado con el paso de los años ¿Somos civilizados o salvajes? Tenemos toda la tecnología para crecer como sociedad pasivamente pero aun así hay mucha mas violencia que en épocas en las que no se tenían tantos avances, hay muchos mas recursos para ayudar a los demás, pero aun así nos quedamos callados ante las injusticias que se viven diariamente a nuestro alrededor  ¿Ser civilizado significa volverse egoísta, olvidarse del mundo?

Anteriormente se podía respirar un poco mas de tranquilidad,  es cierto que no todo era color de rosa, habían asesinos, guerras y atropellos hacia el hombre, pero nuestra sociedad  ha envejecido, si, esa es la palabra, los niños ahora fuman, toman, y prefieren quedarse en la casa jugando en una consola que salir un rato a disfrutar el día, niñas que acaban de dejar sus muñecas  quedando en embarazo, se están convirtiendo en mini adultos, están creciendo antes de tiempo ¿Acaso ser civilizado es acelerar las etapas de la vida?
Anteriormente se  podía tener esperanza, se conservaba la ingenuidad en las personas, la gente imaginaba nuestra época con autos voladores, veían el televisor en blanco y negro como algo mágico, tenían un concepto de familia casi sagrado ¿Cómo son las sociedades ahora?  Algunos aun seguimos esperando la llegada de los autos voladores, la magia de la tecnología pasó a ser llamada simplemente ciencia, las familias van de mal en peor, divorcios, abortos, matrimonios a temprana edad, noticias de padres matando y abandonando a sus hijos ¿Es este el gran avance que hemos conseguido?

¿Qué pensamos nosotros de un futuro? La mayoría nada, el hombre fue acabando poco a poco con el planeta, se han remplazado los sueños por dinero,  si no cambiamos nuestro comportamiento, si no cuidamos lo que tenemos  el futuro que nos espera no será como el que alguna vez soñamos.
Las personas que tienen el poder,  que pueden mostrar otras cosas a nuestro país, en ves de ayudar empeoran las cosas, muestran como “héroes”  a asesinos  por medio de series y novelas, se quejan de la violencia, de los actos criminales ¿y que hacen ellos para intentar parar esto?.  Hace poco en un “reality” de uno de nuestros queridos canales nacionales se mostró como tenían a un animal atado, aguantando hambre y sed que luego de tener en condiciones deplorables  fue asesinado sin anestesia  y llevado a una mesa  ¿Nos gustaría ser tratados de este modo? “Los animales tienen derecho a una muerte digna, y a morir sin sufrimiento” Pero claro, en este país las leyes funcionan de otra manera; Si esto  se  muestra en  los canales, ¿Cómo esperan que se les haga caso luego, cuando hablan de no quebrantar las leyes?
Si ser civilizado es vivir como las personas de hoy en día, volverse individualista, callar ante las injusticias y  olvidarse de la magia de vivir, yo prefiero quedarme en las costumbres del pasado.
                 
                                                              Karen Molina Sandoval

jueves, 15 de noviembre de 2012

¡Yo soy mejor que usted!

Quizás esta frase la hemos escuchado infinidades de veces por diferentes personas y siempre nos ha parecido algo burda arrogante, tal vez  siempre se ha vivido con un modelo de que se tiene que ser mejor para poder humillar a los que no son tan “capaces”.
Desde pequeñas las personas han vivido con este complejo de inferioridad, esto se ve reflejado en la familia cuando la mamá le dice a su hijo algo “no me discuta que yo soy su autoridad” o en el colegio cuando un profesor dice “el que estudio fui yo, así que tome asiento y no contienda mis decisiones “pero todos nos revelamos y ¡echamos tres gritos al aire!, cuando este tipo de expresiones tan imperativas las utiliza una figura pública algo así como un funcionario del estado que como todos opinamos ante un escándalo de cualquier índole donde se vean envueltos este tipo de personajes “¡jum! Debería dar ejemplo”
Eduardo Merlano es un senador de la república inscrito al partido de Unión nacional más conocido como partido de la U que estuvo involucrado es un caso algo bochornoso por los días del mes de mayo en el norte de Barranquilla; lo que paso solo lo saben exactamente el caballero senador de la república Merlano y los policías que también están envueltos en este hecho.
 Lo que salió a la luz pública fue que Merlano se negó a realizarse una prueba de alcoholemia que le iban a realizar estos policías que al parecer no portaba los documentos necesarios  para conducir un automóvil, los argumentos de este funcionario para negarse a esta prueba fueron que a los senadores no se les realiza esta prueba y utilizo unas palabras algo despóticas, dijo: "Cincuenta mil votos, ¿cincuenta mil personas votaron por mí y ustedes me van a venir a faltar el respeto?". Hechos que no dejan muy bien a la autoridad colombiana quizás porque es muy cierto que este tipo de personajes deberían guardar compostura en todo momento; eso de que “estoy en mi descanso” no es un testimonio valido en ningún momento ya que si se castiga a un ciudadano común por dicho comportamiento él también debe de ser acusado, pero en lo que deberíamos pensar y compartir es que tiene que ser acusado y juzgado con más ímpetu porque pertenece a una de las ramas con más poder en el país. No se nos puede olvidar que años atrás nuestras madres, nuestros profesores, nuestros amigos en algún momento tuvieron este tipo de comportamiento entonces ¿por qué castigar más a una persona teniendo en cuentan su posición? Los humanos estamos propensos cometer errores y así como a una madre se le queman las “tajadas” y a un profesor se le olvida una formula, un funcionario se puede equivocar pero por tener una posición privilegiada no quiere decir que este personaje esta en todo su derecho de hacer este tipo de cosas, solo que se debería pensar más en educar y no tanto en castigar.
No se debe juzgar a un hombre sin ponernos a prueba. Cuando un ciudadano se enoja y se riega a decir cosas y tiene una escena parecida ¿por qué un funcionario lo castiga?, más cuando lo hace él no pasa nada, un funcionario no deja de ser un ciudadano.

SANTIAGO GÓMEZ MONTOYA. 

lunes, 12 de noviembre de 2012

¡Hay que quitarnos la mascara!

Me levanto, me acuesto, estudio, todo es rutinario. En una sociedad como la nuestra en la que desde niños nos inculcan los que es bueno y lo que es malo no hay mucho de donde elegir, crecemos siguiendo estereotipos  de lo que quieren que seamos, pero ¿Cómo encontrar nuestro verdadero ser? ¿Cómo saber si lo que hacemos realmente nos gusta?

Si regresamos en el tiempo vemos que este ha sido un tema de gran interés, el hombre siempre ha intentado dar respuesta al ser, respuestas que aun no nos satisfacen por completo ¿Puede alguien decir realmente como somos? En definitiva eso es imposible, en ocasiones ni nosotros mismos sabemos como somos en realidad, solo mostramos una mascara  para ser aceptados en la sociedad, tenemos miedo al rechazo, miedo a fracasar en lo que hacemos ¿Qué es lo peor que podría suceder? ¿Quedar solos? ¿Recibir burlas? ¿Es eso más importante que nuestra felicidad?

Ser malo, ser bueno, ¿realmente eso se puede juzgar? ¿No tenemos todos una parte de ambas cosas? Un ejemplo es aquel buen estudiante que en la casa es un ángel, y en la calle todo lo contrario o viceversa.  En mi opinión, nunca estaremos del todo seguros si alguien es una mala persona o no, solo podemos arriesgarnos,  vivir la vida, ¡Quitarnos la mascara! ¿Acaso nos importa lo que piensen los demás? El mundo cambia, debemos hacer lo mismo, ¿Qué importa si nos equivocamos? ¿No es eso mejor que llorar siempre por no haberse arriesgado, por no haber tomado la iniciativa para hacer algo? ¿Y si fallas que? ¿Se acaba tu vida? ¿No lo puedes intentar de nuevo? Ya es la hora de atreverse a ver el mundo de otra forma, ya es hora de no juzgar ¿No es muy triste perder la oportunidad de conocer a una gran persona solo porque no te gusta lo que dicen de ella? Tomar decisiones con el corazón, seguir nuestros instintos creo que solo con esto encontraremos la forma de hallar la felicidad.


                                                                              Karen Molina Sandoval