Buscar este blog

lunes, 19 de noviembre de 2012

C o l o m b i a


Nuestro país nunca ha logrado una unión completa, desde sus comienzos como una joven República estuvo divida en dos bandos y ahora  sigue condenada a la guerra y a la división.

El 20 de julio de 1810 en la ciudad de Santa Fe de Bogotá, capital del Virreinato de Nueva Granada se presentó el grito de independencia santafereño, que acabó con el dominio chapetón, al parecer florecería una nueva nación y Dios la bendeciría con prosperidad, pero lo que siguió fue una guerra estúpida entre nuestros compatriotas que tal vez propició el comienzo de nuestra desgracia.
El país en vez de unirse en torno a una patria, a una ideología, a una bandera, entró en banales discusiones sobre cómo debía ser la Organización Política de la nación infante, generándose pleitos, discusiones y guerras civiles internas ente centralistas y federalistas que al fin y al cabo eran compatriotas, mientras un ejército español se rearmaba para recuperar los territorios perdidos. No quiero discutir sobre cual organización política le convenía más a Colombia en sus primeros años, pero si sé que en esos momentos el pueblo debió de unirse entorno a Colombia y luchar por su legitimidad; como pueblo unido y no como centralistas y federalistas, ya las discusiones sobre la organización se discutirían después en un cabildo, en una mesa, en un escritorio y no en un campo de batalla, cuando la guerra contra los españoles ya estuviera totalmente ganada.

Después vino el general Simón Bolívar, que mantuvo por un tiempo corto el país unido en torno a lo importante, ganar la guerra. Cuándo se obtuvo la victoria definitiva, surgió un gran fruto La Gran Colombia, llamada a ser potencia latinoamericana; pero otra vez la división generada desde antes con los centralistas y federalistas, y diferencias entre las regiones hicieron que en menos de una década la Gran Colombia se disolviera y se formaran las naciones que conocemos ahora.

Años después y ya como nación única y soberana la República de Colombia heredó de la lucha centro-federalista un mal igual o peor, los conservadores y los liberales hijos pródigos de las anteriores ideologías respectivamente y sucesores de la división. Otra vez el país se enfrascó en la división y en la lucha de dos bandos pero esta vez más largo y más sangriento. Primero mandaron los conservadores con la República de Nueva Granada, pero después de una guerra civil de 1860 a 1862 los liberales radicales tomaron el poder y se conformó los Estados Unidos de Colombia derrumbando lo bueno y malo que ya se había logrado y casi que haciendo volver a empezar al país; más tarde en 1886 una nueva constitución de tinte conservadora tumbó la federación y originó un gobierno centralista en el cuál también se acabó con  lo ya progresado y se generó más guerras y más muertes.

Más tarde de esta constitución y un corto periodo de calma, tras un dominio hegemónico conservador y unos descontentos liberales se genera la llamada época de la Violencia, una guerra bipartidista, los conservadores en calidad de gobierno de turno atacaban a los liberales que se organizaron en grupos armados, que después generaron las guerrillas, época de guerra, destrucción, torturas y muertes, entre nosotros mismos, hermanos, hijos de una sola patria. Luego el golpe de Estado realizado por Gustavo Rojas Pinilla para pacificar el país que ardía en una guerra sin tregua terminó con un “acuerdo de corbata” llamado el Frente Nacional, que lo que hizo fue disminuir las diferencias entre los altos dirigentes conservadores y liberales, y agudizar las diferencias entre los seguidores de los dos partidos, mientras estos dos partidos se turnaban el poder, en el campo y en las ciudades seguía la violencia bipartidista. Ahora hemos heredado todos nuestros errores, un conflicto armado que aún sigue, acaba e impide el progreso del país.

En conclusión nuestro mayor error y la desgracia que nos ha perseguido desde que éramos una joven república ha sido la desunión, siempre que algo está dando fruto y llegan  sus avances llega otra corriente acabando con todo lo que se hacía, haciendo empezar completamente desde cero, haciendo imposible un progreso. Como dije antes no quiero discutir cual de todas las corrientes es la más conveniente ambas tienen cosas buenas y cosas malas, pero sí como país unido hubiéramos escogido democráticamente una y hubiéramos luchado junto a ella, construyendo y tratando de sortear los aspectos malos de esa ideología, la cosa hubiera sido diferente; las cosas no serían como hoy sí en vez de luchar con armas, cuchillos y machetes por cuestiones políticas, las hubiéramos resuelto en asambleas o en votaciones pero nuestro país se dedicó a resolver estos pleitos en un campo de batalla; tal vez tendríamos mejor calidad de vida sí en vez de luchar y dividirnos nos hubiéramos unidos en pro de la construcción de la nación, por eso casi 202 años después seguimos pagando las consecuencias. Sólo podremos seguir adelante si el país deja los rencores pasados atrás y se une en la esperanza de la paz.

viernes, 16 de noviembre de 2012

¿Civilizados o salvajes?

Estamos en una burbuja, no queremos ver la realidad. En vez de avanzar, hemos vuelto al pasado, en vez de mejorar hemos empeorado con el paso de los años ¿Somos civilizados o salvajes? Tenemos toda la tecnología para crecer como sociedad pasivamente pero aun así hay mucha mas violencia que en épocas en las que no se tenían tantos avances, hay muchos mas recursos para ayudar a los demás, pero aun así nos quedamos callados ante las injusticias que se viven diariamente a nuestro alrededor  ¿Ser civilizado significa volverse egoísta, olvidarse del mundo?

Anteriormente se podía respirar un poco mas de tranquilidad,  es cierto que no todo era color de rosa, habían asesinos, guerras y atropellos hacia el hombre, pero nuestra sociedad  ha envejecido, si, esa es la palabra, los niños ahora fuman, toman, y prefieren quedarse en la casa jugando en una consola que salir un rato a disfrutar el día, niñas que acaban de dejar sus muñecas  quedando en embarazo, se están convirtiendo en mini adultos, están creciendo antes de tiempo ¿Acaso ser civilizado es acelerar las etapas de la vida?
Anteriormente se  podía tener esperanza, se conservaba la ingenuidad en las personas, la gente imaginaba nuestra época con autos voladores, veían el televisor en blanco y negro como algo mágico, tenían un concepto de familia casi sagrado ¿Cómo son las sociedades ahora?  Algunos aun seguimos esperando la llegada de los autos voladores, la magia de la tecnología pasó a ser llamada simplemente ciencia, las familias van de mal en peor, divorcios, abortos, matrimonios a temprana edad, noticias de padres matando y abandonando a sus hijos ¿Es este el gran avance que hemos conseguido?

¿Qué pensamos nosotros de un futuro? La mayoría nada, el hombre fue acabando poco a poco con el planeta, se han remplazado los sueños por dinero,  si no cambiamos nuestro comportamiento, si no cuidamos lo que tenemos  el futuro que nos espera no será como el que alguna vez soñamos.
Las personas que tienen el poder,  que pueden mostrar otras cosas a nuestro país, en ves de ayudar empeoran las cosas, muestran como “héroes”  a asesinos  por medio de series y novelas, se quejan de la violencia, de los actos criminales ¿y que hacen ellos para intentar parar esto?.  Hace poco en un “reality” de uno de nuestros queridos canales nacionales se mostró como tenían a un animal atado, aguantando hambre y sed que luego de tener en condiciones deplorables  fue asesinado sin anestesia  y llevado a una mesa  ¿Nos gustaría ser tratados de este modo? “Los animales tienen derecho a una muerte digna, y a morir sin sufrimiento” Pero claro, en este país las leyes funcionan de otra manera; Si esto  se  muestra en  los canales, ¿Cómo esperan que se les haga caso luego, cuando hablan de no quebrantar las leyes?
Si ser civilizado es vivir como las personas de hoy en día, volverse individualista, callar ante las injusticias y  olvidarse de la magia de vivir, yo prefiero quedarme en las costumbres del pasado.
                 
                                                              Karen Molina Sandoval

jueves, 15 de noviembre de 2012

¡Yo soy mejor que usted!

Quizás esta frase la hemos escuchado infinidades de veces por diferentes personas y siempre nos ha parecido algo burda arrogante, tal vez  siempre se ha vivido con un modelo de que se tiene que ser mejor para poder humillar a los que no son tan “capaces”.
Desde pequeñas las personas han vivido con este complejo de inferioridad, esto se ve reflejado en la familia cuando la mamá le dice a su hijo algo “no me discuta que yo soy su autoridad” o en el colegio cuando un profesor dice “el que estudio fui yo, así que tome asiento y no contienda mis decisiones “pero todos nos revelamos y ¡echamos tres gritos al aire!, cuando este tipo de expresiones tan imperativas las utiliza una figura pública algo así como un funcionario del estado que como todos opinamos ante un escándalo de cualquier índole donde se vean envueltos este tipo de personajes “¡jum! Debería dar ejemplo”
Eduardo Merlano es un senador de la república inscrito al partido de Unión nacional más conocido como partido de la U que estuvo involucrado es un caso algo bochornoso por los días del mes de mayo en el norte de Barranquilla; lo que paso solo lo saben exactamente el caballero senador de la república Merlano y los policías que también están envueltos en este hecho.
 Lo que salió a la luz pública fue que Merlano se negó a realizarse una prueba de alcoholemia que le iban a realizar estos policías que al parecer no portaba los documentos necesarios  para conducir un automóvil, los argumentos de este funcionario para negarse a esta prueba fueron que a los senadores no se les realiza esta prueba y utilizo unas palabras algo despóticas, dijo: "Cincuenta mil votos, ¿cincuenta mil personas votaron por mí y ustedes me van a venir a faltar el respeto?". Hechos que no dejan muy bien a la autoridad colombiana quizás porque es muy cierto que este tipo de personajes deberían guardar compostura en todo momento; eso de que “estoy en mi descanso” no es un testimonio valido en ningún momento ya que si se castiga a un ciudadano común por dicho comportamiento él también debe de ser acusado, pero en lo que deberíamos pensar y compartir es que tiene que ser acusado y juzgado con más ímpetu porque pertenece a una de las ramas con más poder en el país. No se nos puede olvidar que años atrás nuestras madres, nuestros profesores, nuestros amigos en algún momento tuvieron este tipo de comportamiento entonces ¿por qué castigar más a una persona teniendo en cuentan su posición? Los humanos estamos propensos cometer errores y así como a una madre se le queman las “tajadas” y a un profesor se le olvida una formula, un funcionario se puede equivocar pero por tener una posición privilegiada no quiere decir que este personaje esta en todo su derecho de hacer este tipo de cosas, solo que se debería pensar más en educar y no tanto en castigar.
No se debe juzgar a un hombre sin ponernos a prueba. Cuando un ciudadano se enoja y se riega a decir cosas y tiene una escena parecida ¿por qué un funcionario lo castiga?, más cuando lo hace él no pasa nada, un funcionario no deja de ser un ciudadano.

SANTIAGO GÓMEZ MONTOYA. 

lunes, 12 de noviembre de 2012

¡Hay que quitarnos la mascara!

Me levanto, me acuesto, estudio, todo es rutinario. En una sociedad como la nuestra en la que desde niños nos inculcan los que es bueno y lo que es malo no hay mucho de donde elegir, crecemos siguiendo estereotipos  de lo que quieren que seamos, pero ¿Cómo encontrar nuestro verdadero ser? ¿Cómo saber si lo que hacemos realmente nos gusta?

Si regresamos en el tiempo vemos que este ha sido un tema de gran interés, el hombre siempre ha intentado dar respuesta al ser, respuestas que aun no nos satisfacen por completo ¿Puede alguien decir realmente como somos? En definitiva eso es imposible, en ocasiones ni nosotros mismos sabemos como somos en realidad, solo mostramos una mascara  para ser aceptados en la sociedad, tenemos miedo al rechazo, miedo a fracasar en lo que hacemos ¿Qué es lo peor que podría suceder? ¿Quedar solos? ¿Recibir burlas? ¿Es eso más importante que nuestra felicidad?

Ser malo, ser bueno, ¿realmente eso se puede juzgar? ¿No tenemos todos una parte de ambas cosas? Un ejemplo es aquel buen estudiante que en la casa es un ángel, y en la calle todo lo contrario o viceversa.  En mi opinión, nunca estaremos del todo seguros si alguien es una mala persona o no, solo podemos arriesgarnos,  vivir la vida, ¡Quitarnos la mascara! ¿Acaso nos importa lo que piensen los demás? El mundo cambia, debemos hacer lo mismo, ¿Qué importa si nos equivocamos? ¿No es eso mejor que llorar siempre por no haberse arriesgado, por no haber tomado la iniciativa para hacer algo? ¿Y si fallas que? ¿Se acaba tu vida? ¿No lo puedes intentar de nuevo? Ya es la hora de atreverse a ver el mundo de otra forma, ya es hora de no juzgar ¿No es muy triste perder la oportunidad de conocer a una gran persona solo porque no te gusta lo que dicen de ella? Tomar decisiones con el corazón, seguir nuestros instintos creo que solo con esto encontraremos la forma de hallar la felicidad.


                                                                              Karen Molina Sandoval

Mi sueño de vida

Anoche mientras lograba descansar pensé en mis metas para un futuro pero fue inevitable recordar cada uno de los momentos por los que tuve que pasar antes de formar una conciencia emprendedora y ambiciosa en búsqueda de mi sueño.

Cuando tenía pocos años de edad mi vida se movida en son de una pelota de fútbol porque mi sueño era ser el mejor jugador de fútbol y darle alegrías a mi país y lograr que mi gente coreara mi nombre con una nota producida por unos redoblantes, pero desafortunadamente este sueño no se me cumplió aun así mi familia había pensado un “plan b” para mí; la escuela, “mi mamá me mima” “´mi mamá me ama” fueron las oraciones que repetí por varios años uno por uno es igual a uno las ecuaciones que por tiempos me hicieron sentir el matemático mas respetado en todo el mundo, cada vez las cosas se iban complicando mas logrando completar misiones como tercer grado (quizás el grado más difícil en toda mi educación básica) cuarto grado, y quinto grado donde recibía mi primer “cartón” y mi primer logro; muy contento porque ya me creía en la capacidad de ser un gran doctor, ingeniero y/o abogado resulta que el plan que me había dado mi familia no terminada ahí faltaba la época más difícil en la vida de cualquier ser humano el bachillerato y con esta mis cambios hormonales e intelectuales. 

Mis primeros años sexto y séptimo los puedo definir como un preámbulo a la consolidación de una mente responsable y capaz de tomar cualquier tipo de decisiones en pro de mi bienestar, luego me quedaban octavo y noveno grado donde pasaba de solo pensar en un juego a pensar en un libro, el ciclo de la vida me trajo mi primer amor que fue un impulso mas para estudiar para formar una familia con la persona que pensé que estaría junto a mi toda mi vida, el problema es que se me estaban olvidando mis deberes porque pasaba de escribir mi tarea a encerrar en corazones el nombre de mi amada pero resulta que no contaba con que todo ese amor se acabaría, fue quizás la crisis existencial más grande que tuve en mi adolescencia; no contaba con que este fuera uno de los traspiés más grande que tendría en mi educación, fue tanto así que falto muy poco para reprobar el año pero gracias a mi buen desempeño antes de este gran capítulo de mi vida pude continuar sin problema mi camino hacia el sueño de mi vida. Decimo y once quizás los grados más bonitos y fructíferos que puede vivir un estudiante todo se encierra en una gran novela en la que se puede encontrar todos los sentimientos y todas las experiencias que cualquier humano puede vivir: rabia, amor, celos, rencor, llanto, felicidad, juegos, peleas, besos, bailes, risas, risas y más risas… además de recoger conocimientos y cosechar lo que en un futuro recogeré con dignidad, nostalgia y alegría.

Aun mi sueño de vida está en construcción pero en manos de mis mejores arquitectos que se llaman amor y conocimiento claro que tengo muy presente que en la elaboración de este necesitare la ayuda de especialistas como entrega, dedicación, sufrimiento, humildad, etc. Pero estoy confiado en que mi sueño de vida como el de muchas otras personas será viable y un ejemplo a seguir para mis amigos "primíparos" de la vida y con alegría les enseñare a que el conocimiento es lo único que no se acabara en el camino de cualquier soñador. Me despido recordando que sigo en mi proyecto aun falta unos cuantos pisos uno de ellos Universidad que es mi próximo destino, espero contarles pronto que tal fue y que tal quedo mi camino por este apreciado horizonte…

                       Santiago Gómez Montoya

lunes, 22 de octubre de 2012

¿Cómo traducir los sueños a lenguaje de círculos rellenos?

Hoy lunes 22 de octubre y mañana 23 de octubre alrededor de 44.000 personas presentarán el examen  de admisión a la Universidad de Antioquia, sólo 5.000 podrán ingresar.

Estas tantas personas con sueños de grandeza, hambre de victoria y deseos de superación depositarán en una hoja de respuesta sus aspiraciones, suena paradójico porque en realidad no caben, estos sueños no pueden ser traducidos a lenguaje de círculos rellenos por un lápiz número 2. 

Aunque acepto que el filtro es necesario, la universidad ese sacro sitio de sabiduría y de erudición no puede ser profanado por algunas garrapatas ignorantes de este sistema, ellas no tienen la culpa de ser así todo es culpa del sistema actual de vida mundial, el que le da más atención a la vida privada de un cantante que no sería nada sin su arreglista, que a los avances científicos logrados por un grupo de universitarios. Así es este sistema, nos mantiene ocupados con cosas banales, nos bombardea con farándula para que nunca nos quejemos de nada ni salgamos de su yugo, nos hicieron incapaces de pensar por si mismos. Somos como ovejas encerradas en un corral, el  material de la cerca es de mala de calidad y con esfuerzo y un poco de dolor podremos salir, pero nos han dicho que no podemos soñar con eso, que es imposible de lograrlo y nosotros lo hemos aceptado y tenemos miedo a intentarlo, tenemos miedo de ser libres de pensar por si mismos. Por eso el filtro puede ayudar a identificar a las ovejas libres de una oveja común y corriente.

Las cosas no deberían ser así, no puede existir más el corral hecho por la misma sociedad, por los mismos gobiernos, no más ovejas subyugadas. La educación secundaria debe ser de calidad y hacer bien su trabajo, prepararnos para el ingreso a la Universidad, debe ser el transformador de las garrapatas ignorantes a homos sapiens, sin este mal ahora sí el examen de admisión debe ser eliminado y el gobierno no tendrá pretextos para darnos educación de calidad a todos.

Las oportunidades son pocas, los sueños muchos. Espero que algún día todo esto cambie y mire en la prensa que 50.000 personas presentarán el examen de admisión para optar por los 55.000 que ofrece la Universidad, que vea en la primera página los avances de un grupo de investigación colombiano y no al supuesto embarazo de una cantante y no el robo de una areta a otro de estos pintorescos personajes. Que la educación sea un derecho y no un privilegio que sea de calidad y de fácil acceso, que haya un gobierno comprometido con la erradicación de las garrapatas y de las ovejas presas, a que este mismo fue el que las creo, el que las encerró, sé que faltará mucho para esto.

Por eso hoy exijo que alguien me explique cómo dejo mis aspiraciones en una hoja de respuesta, cómo traduzco mis sueños a lenguaje de círculos rellenos. 


                                                                                Joham Álvarez Montoya

lunes, 15 de octubre de 2012

Balas por palabras

A pocos días de empezar el proceso de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC, no cesan las puyas (porque ni siquiera llegan a ser criticas) de los maestros ilustres que gobernaron este país durante 8 años.

La cabeza del gobierno anterior, gobierno de balas y de bombas, gobierno de violaciones a los Derechos Humanos, gobierno de atraso, gobierno colonial, le ha "echado la sal" al proceso Santos-FARC desde Twitter lo bombardea como todos sabemos que      hacía con los campamentos subversivos. Pero no es solo un ataque a unos acercamientos políticos  es un verdadero ataque a las esperanzas de los colombianos, es un bombardeo a la paz. Y maestro no todo se soluciona con un bombardeo.

No nos vamos a arrodillar ante una organización al margen de la ley, solo vamos a intentar entablar una conversación sin balas, sin bombas, sin ejércitos intentaremos resolver las diferencias como lo hace nuestra generación, no como lo hacía generaciones retrogradas y pasadas. Es hora de progresar, Colombia quiere y se lo merece, es hora de la paz Colombia la quiere y la merece. Se cambiarán los fusiles por el dialogo, las balas por las palabras, los aviones de guerra por palomas blancas,  los combates por debates, los heridos por profesores; eso es lo que deseamos los colombianos, bueno casi todos, porque hay una legión colombo-estadounidense amiga de la guerra, la misma que gobernó este país por 8 años.

Esto no es fácil de lograr y obviamente no se logrará de la noche a la mañana, pero el proceso de paz, es un acercamiento a ese sueño de los colombianos, que nos hace pensar que el inútil y exorbitante gasto público destinado a la guerra se podrá utilizar en educación, salud y cultura, cosas que este país pide a grito. Todos queremos esto para nuestro país, por eso me cuesta tanto entender las malas palabras de nuestro expresidente colombo-estadounidense, que sigue diciendo que el mejor camino es la guerra, la guerra entre nosotros, la guerra que ha generado muerte y desesperanza en Colombia, la guerra que no nos ha dejado progresar, la guerra que nos ha infundido miedo, la guerra que se ha vuelto en el pretexto para que Estados Unidos intervenga en la política y economía colombiana.

Es hora de que todo esto acabe, que Colombia le de la vuelta a la página, que unidos apoyemos el proceso de paz próximo a iniciarse, que lleguemos a acuerdos sin necesidad de muertos ni de heridos. Que los guerrilleros con  ideales, salgan de las selvas y dejen de matar, secuestrar o traficar y empiezan aportar sus capacidades para el bien del país desde un ámbito político  Si aceptamos los pensamientos diferentes y aprendemos de ellos, podremos gozar de paz. Con paz un personaje como Alvaro Uribe nunca hubiera podido ser presidente y nunca lo podrá volver a ser.

                                                                           
                                                                                                    Joham Álvarez Montoya